El cólico del lactante es un cuadro de llanto irritativo y prolongado, que suele extenderse durante algunos meses y comienza repentinamente en las primeras semanas de vida.

Diagnóstico
Para diagnosticar el cólico del lactante disponemos de los criterios de Wessel, una relación de signos y síntomas de los que el bebé debe presentar al menos 3 principales y uno secundario:

Signos principales:
• Regla del tres: llanto inconsolable durante más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana que persiste más de 3 meses.
• Piernas flexionadas y puños cerrados.
• Agitación e irritabilidad.
• Llanto al despertar.

Signos Secundarios:
• Lactante saludable (sin enfermedades).
• Falta de respuesta a estímulos tranquilizantes.
• Expresión de dolor en la cara.
• Síntomas digestivos: gases, estreñimiento, regurgitaciones.
• Otros: estrés paterno, ritmo de sueño y comidas alterado.

Desde la osteopatía damos un nuevo enfoque al cólico del lactante. A menudo el bebé tiene tensiones acumuladas en la zona suboccipital y pélvica debido a partos prolongados y/o difíciles, o malposiciones intrauterinas. Son dos zonas de gran importancia por ser zonas de compromiso de estructuras nerviosas que van a regir el funcionamiento del aparato digestivo.

¿Cómo se trata?
Buscaremos mediante test de movilidad y de palpación restricciones de movimiento o cambios en la calidad de los tejidos.
Para las técnicas, dado que son bebés muy pequeños utilizaremos técnicas de corrección directa para relajar las tensiones existentes y mejorar el control nervioso del sistema digestivo, además estas maniobras relajan al bebé y le ayudan a descansar mejor.
Por último relajaremos toda la zona del diafragma para mejorar la respiración, a menudo muy tenso debido al llanto prologado.

INSCRITO EN REGISTRO CON Nº CS 8518

C/ Covadonga 7 Bis - Fuenlabrada - Tfno./ Fax: 91 492 24 69 - info@clinicaerfisur.com

Diseño Web: Novomaster